¡¡VAMOS A LA GUARDERÍA!!

Sabemos y somos conscientes de que el periodo de adaptación es una época dura y difícil para todos.

Por eso en armonía intentamos ayudaros en todo aquello que podemos.

No dudéis en consultarnos cualquier duda.

 

Los primeros días de inicio del curso constituyen los primeros contactos de niños y niñas con la Escuela Infantil es, por tanto, un momento muy delicado que las escuelas preparamos con ilusión desde que, en junio se marchan al cole nuestros alumnos/as mayores.

Tanto para aquellos/as que ya han pasado tiempo en la escuela, como para aquellos/as que se incorporan por primera vez, septiembre es un mes difícil. Nuestros alumnos/as que vuelven de vacaciones han pasado por una temporada en la que las rutinas, como es lógico y normal se han relajado y los horarios han sido más libres. La vuelta a las normalidad es complicada y difícil para ellos/as y el apoyo de padres y profesores/as es fundamental. Durante estos días es muy importante la comunicación con la Escuela, que los niños/as sientan que existe una buena relación entre todos, eso favorecerá que vuelvan a acomodarse a los quehaceres escolares en pocos días.

La adaptación en la Escuela

Un caso diferente es el de los niños/as que acuden por primera vez a una Escuela Infantil y cuya adaptación es más lenta y complicada, por eso vamos a exponer las principales dificultades de este periodo, para padres, madres, educadores/as y, por supuesto, niños y niñas y, a continuación, dejaremos una serie de consejos que puedan servir a todos a superar esta etapa tan complicada y tan difícil para algunos.

Los primeros días de asistencia a un Centro de Educación Infantil el niño/a va a sufrir una serie de cambios. Pasa de estar en casa, con papá y mamá o con los abuelos, donde él/ella es el/la principal protagonista a un lugar nuevo y, al principio desconocido, en el que va a tener que compartir espacios, atención y juegos con otros niños/as de su misma edad. Por ello, las Escuelas consideramos tan importante este mes. Esos primeros días van a dejar una profunda huella en ellos/as.

Siempre solicitamos de los padres y madres que nos cuenten cosas sobre sus hijos/as y sus hábitos, a fin de ir acomodando estos a las rutinas de la Escuela. También pedimos que, en el caso de que los niños tengan un juguete o prenda de apego nos la hagan llegar, para que el niño/a lo sientan como un punto de unión con su casa. Todo ello encaminado a que nuestros alumnos se vayan incorporando, tanto al grupo como a las rutinas escolares.

Así mismo, y siempre que esto sea posible, los niños deben ir adaptándose al centro de manera paulatina. Esto quiere decir que los primeros días, los niños/as deben acudir un reducido numero de horas, para ir tomando conciencia de donde y con quién están. Estos tiempos deben ir alargándose en el tiempo de manera paulatina, siempre bajo el consejo de su profesor/a, hasta llegar a completar la jornada escolar. Lo que si debemos tener claro es que, ni todos los niños se adaptan en el mismo número de días, ni de la misma manera.

En unas fechas cercanas al comienzo del curso, la Escuela debe convocar una reunión de padres y madres, que facilitará también esa conexión escuela-familia y facilitará a los padres, para sentirse más seguros y animados a cooperar. En la reunión se deben recordar las normas básicas de la Escuela y su funcionamiento, así como los requisitos y requerimientos del programa y actividades a desarrollar a lo largo del curso. Aunque en general esto parte de unas ideas generales, cada edad, cada aula y cada profesor/a tienen elementos diferenciadores, que llevan a una adaptación particular para cada grupo y, en ocasiones, para cada niño/a.

Unos cuantos consejos útiles

Antes de empezar la Guardería

Concertar una cita o, al menos hablar por teléfono con la dirección del centro y si se puede con el/la profesor/a que va a hacerse cargo de nuestro hijo, a fin de ponerse de acuerdo en el proceso de adaptación de nuestros hijos/as.

Visitar con vuestros hijos/as el centro, en caso de que podáis y, en caso contrario mostradles la Web de la Escuela, explicándoles lo bonita que es, lo bien que lo van a pasar allí, los amigos/as que van a conocer, etc.

Hablar con ellos/as, aunque creamos que no nos entienden bien, para explicarles lo bien que se lo van a pasar, que allí van a tener muchos amigos y amigas y van a jugar mucho.

Preparar con ellos/as todo lo que vamos a tener que llevar, pañales, chupete, muñeco, biberón de agua, ropa de cambio…

En el momento de empezar la Escuela

Cuando llevemos a nuestros hijos por primera vez a la Guardería hay que intentar ofrecer una seguridad y alegría que probablemente no sintamos, pero ellos/as deben sentirse seguros.

Charlemos un poquito con la persona a quien le dejamos el niño/a, no solo para intercambiar información, algo sumamente importante, sino también para que nuestro hijo/a vea que existe una relación segura y amistosa con la persona que le va a acompañar a lo largo de ese periodo.

Despidámonos correctamente de nuestro hijo/a, que no piense que lo dejamos y nos vamos para no volver; es algo que a los peques les pone muy nerviosos, se preguntan, qué ha pasado, por qué han desaparecido sus padres, dejándolo allí. Es, por tanto, necesario que les digamos adiós y que volveremos en un rato; pero tampoco conviene eternizar las despedidas o intentar quedarse mirando a través de la ventana; los niños/as pueden asimilarlo a que no queremos dejarlos y hace que se pongan nerviosos.

Las horas de recogida también deben atenerse al horario pactado, ya que el retraso en vuestra llegada, también les pone nerviosos. Sus rutinas se ajustan a las actividades y si están se alargan más de lo previsto, vuestro hijo lo pasa mal esperando que le vengan a buscar.

Related posts

Leave a Reply